Cómo evitar una penalización de Google manual o algorítmica

Cómo salir de una penalización manual o algorítmica y no morir en el intento

  • 1
Penalizaciones algorítmicas de Google

Cómo salir de una penalización manual o algorítmica y no morir en el intento

Una mañana, después de un sueño intranquilo, te despiertas como Gregorio Samsa y descubres con espanto que tu web ha caído en picado en las búsquedas de palabras clave de las SERPs o, peor aún, ha desaparecido por completo del índice de Google. Así, de golpe y porrazo, sin previo aviso, con premeditación y alevosía. ¿Te ha sucedido esto alguna vez? Entonces sabes a lo que me refiero. Sudores fríos. Tranquilidad, que todo tiene solución, menos la muerte y los impuestos. Puede que Google te haya penalizado y tú ni lo sepas. En caso de sospecha, lo primero que debes hacer, si no sabes ni por dónde empezar, es ponerte en manos de un profesional SEO, pero aquí te explicaré, grosso modo, qué pasos deberías seguir si te ves en una situación tan frustrante como ésta (que es más común de lo que parece). Pero empecemos por lo más básico.

-Qué es una penalización de Google y cuándo se da

Google tiene sus propias directrices de calidad para webmasters, algo así como una guía de buena conducta, y es muy escrupuloso con su cumplimiento. Cuando su algoritmo, que cambia día a día, llega a la conclusión de que tu página web ha infringido su código ético –vamos, que interpreta que has intentado engañarle para manipular el PageRank (sí, aún existe, aunque ya no esté visible ni se pueda chequear) y mejorar así tu posicionamiento web–, entonces actúa contra ti y te penaliza bajándote posiciones en las SERPs (Páginas de Resultados de Búsqueda) o, peor aún, desindexando tu sitio web por completo, algo extremadamente grave y de lo que no siempre es posible salir.

Los casos más comunes por los que un blog o una web pueden ser penalizados son por contenido duplicado o por tener un perfil de enlaces artificial. En el primer caso actuará Google Panda, y en el segundo, Google Penguin, que desde su actualización 4.0 actúa en tiempo real, lo que quiere decir que para salir de una penalización ya no hace falta esperar a la próxima actualización, y además es granular; es decir, que ya no tiene por qué penalizar a todo el dominio, sino a una URL específica. Esto supone un cierto alivio.

Pero hay un tercer tipo de penalización que no por más común es menos cierta y severa: por “uso fraudulento” de datos estructurados. Los datos estructurados o microformatos Schema o JSON sirven para ayudar a los crawlers a indexar mejor el contenido de nuestra web, pero mal usados (ocultándolos cuando tienen que estar visibles, usando etiquetas que no proceden o sobreoptimizándolos) pueden volverse en nuestra contra en forma de acción manual (caso que he llegado a ver en un cliente de renombre).

-Cómo detectar una penalización de Google

El síntoma más común de haber sufrido una penalización de Google es una pérdida de visibilidad orgánica. Si has notado que de un tiempo a esta parte tu blog o web recibe menos tráfico orgánico, una reducción más o menos drástica en el número de visitas y clics (para lo que es imprescindible extraer los datos de Google Analytics y Search Console), entonces es probable que hayas sido penalizado. Pero cuidado, que también puede darse el caso de que tu competencia esté trabajando mejor que tú el SEO y te haya desplazado varias posiciones en las SERPs. De ahí que sea importantísimo tener la plena certeza de haber sido penalizado antes de empezar a actuar y dañar irreversiblemente la autoridad de tu sitio web, y si no tienes suficientes conocimientos sobre cómo realizar una auditoría SEO y salir de una penalización de Google, lo más sensato es contratar los servicios de una agencia SEO profesional (y lamento decir que aquí, como en todo, hay mucho tocomocho).

En primer lugar, tienes que averiguar si, efectivamente, has sido penalizado, e identificar qué tipo de sanción has recibido.

En esencia, hay dos tipos de penalizaciones: manuales y algorítmicas. Las primeras son más severas, y pueden suponer incluso desaparecer del listado de Google. Si tecleas en la caja de búsqueda el comando o footprint site: www.tupaginaweb.com y no aparece ninguna URL, entonces es que tu dominio ha recibido una penalización manual. En estos casos un operador del propio Google es quien la impone, y por lo general, suelen ser a causa de spam o creación de enlaces artificiales. Con todo, estas penalizaciones tienen la ventaja de que Google te envía un aviso.

Ejemplo de penalización manual en Google Search Console

Para saber si éste es tu caso, debes ir a Google Webmasters Tools (ahora Search Console) > Tráfico de búsqueda > Acciones manuales. Si tienes un mensaje, en él te explicará qué debes hacer para librarte de la penalización. Lo normal es que te inste a eliminar links tóxicos. Si no tienes ningún mensaje, entonces la cosa se complica, y deberás comprobar tú mismo si de verdad estás penalizado. Esto exige un trabajo de investigación, casi detectivesco, tan laborioso como necesario.

Panguin Tool de Barracuda te puede ayudar a detectar una penalización de Google a través de los cambios en su algoritmo

Existe una herramienta muy útil, que además es gratuita, llamada Panguin Tool de Barracuda, que lo que hace es mostrarte un gráfico con todas las actualizaciones de Google Panda, Penguin, Pidgeon, estructural, local (Possum) y demás y cotejarlas con los picos de visitas recibas en tu sitio web en la franja de tiempo que tú elijas. De este modo te puedes hacer una idea de qué “animalito” de Google te ha golpeado. Lo único que necesitas para usar esta herramienta es darle permiso para que se conecte con tu cuenta de Google Analytics.

Con SEMrush también puedes detectar una penalización de Google

Otra forma de detectar la existencia de una penalización algorítmica es usar SEMrush (basta con su versión gratuita; sólo tienes que registrarte) e introducir tu dominio. En su Visión general te mostrará un gráfico con la evolución del tráfico orgánico y de pago. Si ves una caída importante en el número de visitas, lo más probable es que hayas sido sancionado. En tal caso, deberás fijarte en qué año y qué mes se produjo esa caída, y luego cotejar esa información con un listado con los cambios en el algoritmo de Google. El propio SEMrush también añade etiquetas informando de las fluctuaciones del algoritmo.

-Cómo quitar una penalización de Google: pasos a seguir

Una vez que hayas comprobado que estás siendo penalizado y hayas identificado la causa de la sanción, deberás tomar las medidas necesarias para deshacerte de ella.

Si has recibido una penalización manual y la has descubierto en los mensajes de Search Console, deberás, en primer lugar, intentar solucionar la causa de la sanción (spam, enlaces artificiales, etc.) y sólo cuando estés seguro de haberlo arreglado deberás enviar una Solicitud de Reconsideración a Google exponiendo detalladamente tu caso y pidiéndole lo más humilde y amablemente posible que, por favor, te quite la penalización. A partir de ahí sólo queda rezar para que el operador de turno se apiade de ti (es como cuando Google te cierra una cuenta de Adsense y quieres reactivarla).

Si Google Panda te ha penalizado por contenido duplicado, asegúrate, en primer lugar, de que tu contenido sea 100% original, y luego revisa que tengas una versión de dominio preferida (con www o sin www) y que hayas hecho un redireccionamiento 301 de una a otra mediante .htaccess. Para elegir una versión de dominio preferida sólo tienes que entrar en Search Console y, a través de su panel de herramientas, en Configuración del sitio, verificar que eres el propietario del sitio web (de ambos).

Cómo evitar el contenido duplicado eligiendo versión del dominio preferida en Search Console

Siteliner es una herramienta online muy útil para detectar contenido duplicado en tu web.

Si el motivo de penalización es Penguin, deberás revisar tus enlaces entrantes y hacer limpieza, pues es harto probable que tengas links tóxicos. ¿Cómo saber qué backlinks son nocivos? Ésta es la pregunta del millón. Lo ideal sería, por ejemplo, tener una cuenta de pago en Link Research Tools y usar su herramienta Detox (consejo: si te registras y usas su versión de prueba, te permite usarla una única vez). Tampoco es que sea la panacea, pero, después de un análisis, te mostrará qué links son perjudiciales.

Lo mejor, con todo, es hacer una revisión manual (sí, ya sé que esto lleva mucho tiempo, pero es que el SEO es un trabajo ímprobo, casi titánico). Para ello deberemos ir a Search Console > Tráfico de búsqueda > Enlaces a tu sitio, y descargar una tabla Excel con todos los links a nuestro sitio web en Descargar enlaces más recientes. Posteriormente deberemos fijarnos en sus fechas, en cuándo fueron descubiertos, y comprobar si por entonces hicimos un intercambio de enlaces o algo parecido, pues es muy probable que ésa fuera la causa principal de la penalización. Hay que ir uno por uno, y anotar aquellas URLs y dominios que sean directorios de baja calidad y páginas amigas con multitud de enlaces (granjas de enlaces).

Además de la información que nos proporciona Google Search Console, sería bueno que usáramos otras herramientas para obtener los backlinks. Lo idóneo sería, cómo no, tener una herramienta de pago como Ahrefs o Majestic, pero entiendo que no todo el mundo se lo puede permitir (quizá sí una agencia SEO o de marketing digital, pero no cualquier freelance). Aun así, en su versión gratuita son lo bastante recomendables como para registrarse. Hay otras opciones gratuitas, no tan buenas, obviamente, pero que pueden sernos útiles. Una de ellas es el buscador de Moz Open Site Explorer, y otras son Open Link Profiler y SEO Profiler. Lo suyo es combinar cuantas más, mejor.

Pero además de analizar los backlinks que apuntan a nuestra web, deberemos, asimismo, observar la distribución del anchor text. Si tenemos un alto porcentaje de texto ancla con palabras clave exactas (lo que en nuestro caso equivaldría a “diseño web Bilbao”), es muy probable que Google nos penalice por sobreoptimizarlo. De ahí que sea aconsejable repartir el anchor text entre nombre de marca (Abrelink), URL, keywords y call to action genéricos (haz click aquí, vía Abrelink, etc.).

Más de un 10% o 15% de texto ancla con palabra clave puede ser excesivo, aunque esto es muy variable, pues cada nicho de mercado tiene sus peculiaridades, y para averiguar qué porcentaje es el ideal lo mejor es analizar a la competencia y ver en qué valores se mueve.

Para obtener los porcentajes de anchor text podemos usar Majestic SEO, que incluso en su versión gratuita nos ofrece un gráfico tipo tarta:

Perfil de enlaces por anchor text con Majestic SEO

De la misma manera, y aunque de todos es sabido que sólo los backlinks dofollow transmiten link juice, es importante tener también enlaces nofollow para contribuir al perfil natural de enlaces. Piénsalo, no sería lógico que todos los links y dominios referidos que apuntasen a nuestra web, sobre todo si hablamos de cientos o miles, fueran dofollow. En tal caso, Google pondría en movimiento su maquinaria pesada y casi con toda probabilidad nos penalizaría.

Por último, también es importante que no todos los backlinks apunten a la Home, sino que estén repartidos por el resto de páginas, o de lo contrario incurriremos en el mismo riesgo de sobreoptimización y de artificialidad en el mapa de enlaces.

-Desautorización de enlaces con Google Disavow Tool

En el momento en que tengamos una lista con todos los links tóxicos o susceptibles de serlo (hay que tener mucho cuidado con no cargarse los buenos, o afectaremos negativamente a nuestro posicionamiento web), deberemos, según recomiendan las directrices de Google y su adalid, Matt Cutts, pedir a los propietarios de esas páginas web que tengan la bondad de quitarnos el susodicho enlace. Como es muy probable que muchos ni siquiera se tomen la molestia de respondernos, usaremos la herramienta que Google pone a nuestra disposición para desautorizar enlaces: Google Disavow Tool.

Desautorizar enlaces tóxicos con Google Disavow Tool

El archivo que enviemos al Disavow se puede hacer con un simple .txt (Bloc de notas), y puede contener tanto dominios como urls específicas, así como comentarios. En este artículo está muy bien explicado. Conviene saber que los links que desautoricemos con Disavow no desaparecerán, sino que Google les aplicará un rel=”nofollow” y dejarán de contar a todos los efectos.

Llegados a este punto ya sólo nos queda tener paciencia. En un plazo de 2 a 4 semanas esos enlaces serán desactivados y, con un poco de suerte, recobraremos nuestro posicionamiento (aunque hay que tener en cuenta que al perder enlaces, también perderemos previsiblemente autoridad y tráfico). Por suerte, con la actualización Google Penguin 4.0 ahora los tiempos se han acortado.

Consejos para evitar una penalización de Google. Infografía

Valoración
Fecha
Abrelink: Diseño web Bilbao
Penalizaciones en Google
Estrellas
51star1star1star1star1star
Cómo salir de una penalización manual o algorítmica y no morir en el intento
5 (100%) 4 votes

BUSCAR

Suscríbete al Blog

Introduce tu email para estar al tanto de las novedades.

ABRELINK EN TWITTER