Blog sobre diseño web, posicionamiento SEO y marketing digital

  • 0
Derecho al olvido

Deseat.me y el derecho al olvido en Internet

En los últimos años se ha hablado mucho del “derecho al olvido” y de la dificultad de borrar nuestros datos personales de Internet. El correo electrónico, las redes sociales, el e-mail marketing y demás plataformas online son, bien empleadas, un excelente vehículo de comunicación, pero hasta hace bien poco no existía ninguna ley ni regulación ni amparo constitucional sobre el uso de esa información de carácter privado, ni posibilidad de eliminar las huellas que vamos dejando en la Red.

Google y YouTube se han enfrentado a varias demandas y procesos judiciales de usuarios que han exigido la retirada inmediata de fotos o vídeos íntimos y comprometedores. En pocas palabras, se podría resumir diciendo que rellenar formularios es muy rápido y sencillo, mientras que darnos de baja de esos servicios es arduo y complejo. Fácil de entrar y difícil de salir. ¿No os recuerda a una secta?

Reconozcámoslo, en el momento de instalar un software casi nadie lee la licencia y los términos de uso, y menos cuando es gratuito, y el fabricante lo sabe y se aprovecha de ello para luego utilizar nuestra información con fines comerciales. En la era del Big Data y de los metadatos la información es un poder absoluto. Con todo lo que averiguan sobre nosotros gracias a nuestra dejadez luego pueden conocer nuestros gustos, nuestros pensamientos y nuestras costumbres y meternos la publicidad, no por los ojos, sino dentro mismo del cerebro.

Big Data

Por ejemplo, ¿sabías que cuando realizamos una búsqueda en Google, si hemos iniciado sesión con nuestra cuenta de Gmail, los resultados y consultas relacionadas, así como el autocomplete, se ven mediatizados por el contenido de nuestros correos electrónicos? Eso es mucho más agresivo e invasivo que el historial de navegación y las cookies. Es el machine-learning y el Rank Brain, la evolución del buscador en una inteligencia artificial que aprende de nuestras búsquedas. Una vez más, llegamos al famoso neuromarketing, que en este caso no es otra cosa que un secuestro de la información y un espionaje en toda regla.

Y luego se justificarán aduciendo que lo hacen por nuestra comodidad.

Como dijo un experto en Big Data en un excelente reportaje emitido recientemente en La Sexta:

Por suerte, como cada vez hay una mayor concienciación de este llamado “derecho al olvido”, al amparo del marco legal están surgiendo herramientas para borrar nuestros datos de Internet. Una de las más recientes es Deseat.me, cuyo lema es “limpia tu existencia” (con la “e” característica de Internet Explorer). Es totalmente gratuita, y la única pega que tiene es que sólo funciona con Google, por lo que debes tener una cuenta en Gmail.

Deseat Me

Lo que hace Deseat.me es recopilar todas las listas de suscripción donde te has registrado con ese e-mail y crear un listado con un link hacia la página donde quieres darte de baja. Por supuesto (y aquí llega el problema), necesitarás recordar la contraseña, o no podrás eliminarla.

Para poder utilizar Deseat.me tienes que darle tu autorización para conectarla a tu cuenta de Gmail, lo que puede provocar suspicacias. En su política de privacidad (Privacy and data) sus creadores aseguran, no obstante, que no tienen acceso a nuestra información, que para lo único para lo que necesitan la sincronización con nuestra cuenta de correo electrónico es para que su bot rastree nuestros e-mails. Habrá que creerles, ¿o no?

En este artículo de El País tenéis más información sobre Deseat.me, y si queréis conocer más sobre cómo ejercer vuestro “derecho al olvido”, os dejo este enlace a la Agencia Española de Protección de Datos.


  • 0
Community Manager, empresas

Tareas de un Community Manager en una empresa (infografía)

Desde que surgieron las redes sociales, el diseño web se hizo más complejo. Ya no bastaba con diseñar una página y subirla a Internet. Tampoco era suficiente con trabajar el posicionamiento web SEO optimizándola para los motores de búsqueda. Los Social Media cambiaron completamente la manera de relacionarse con los clientes. Al albur de esta revolución se crearon nuevos trabajos, como el de Community Manager, que es la persona encargada de gestionar la comunicación online de una empresa, lo que incluye, por supuesto, las redes sociales. Huelga decir que esto no es tan sencillo como crear un perfil en Facebook o Twitter y dejarlo parado. No. El Community Management consiste en difundir los mensajes de la empresa al mayor público posible y, lo que es más importante, hacerlo con un lenguaje alejado de la publicidad tradicional, de modo que sea fácil identificarse con él, empatizar y establecer vínculos emocionales. Sólo así, con un dominio de la técnica del copywriting, se consigue aumentar el engagement y fidelizar al cliente. Por algo a día de hoy en el mercado tecnológico el Community Manager es uno de los puestos más demandados y cotizados, porque él solo puede hacer el trabajo que hasta hace poco hacía todo un gabinete de comunicación.

Entre otras muchas tareas y actividades, un Community Manager puede desempeñar las siguientes funciones para una empresa:

1-Actualización del blog y renovación de contenidos

Cualquier web empresarial tiene que disponer de un blog corporativo si quiere que su mensaje trascienda y cale en su público. Pero no vale con tener un blog y publicar un artículo cada mucho tiempo. El blog tiene que actualizarse a menudo, al menos una vez por semana, para que el lead y posible cliente perciba dinamismo y para que Googlebot nos rastree con más frecuencia y nos asigne un mayor crawl budget (presupuesto de rastreo).

El Community Manager se ocupa, pues, de mantener actualizado el blog posteando a menudo sobre temas que susciten el interés de nuestro target o buyer persona. Es imprescindible generar un contenido de calidad que se perciba como valioso.

2-Copywriting y engagement

La finalidad de todo post es provocar eso que se llama engagement; es decir, atracción y persuasión, que sea capaz de concitar la atención del lector de modo que nuestro mensaje penetre hondo en su mente (el fundamento del neuromarketing) y quiera saber más sobre nosotros (aquí intervienen las listas de suscripción). Para ello hay que ser un maestro en el arte del copywriting, que está en la esencia misma del inbound marketing.

Así pues, un Community Manager escribirá artículos elocuentes y persuasivos que empaticen con el usuario empleando un registro humorístico o un toque personal que le haga cercana nuestra marca.

3-Difusión en redes sociales

Esto no necesita de explicación. Si por algo se caracteriza el Community Manager es por gestionar las redes sociales de una empresa. Como dije anteriormente, no se trata de abrir una cuenta y dejarla ahí parada, sino de darle movimiento, de publicar, tuitear y emitir señales sociales (likes, +1, retweets, shares) interactuando con una comunidad de usuarios con intereses comunes a los nuestros. Esto afecta positivamente al SEO de muchas maneras, sobre todo porque aumenta nuestra visibilidad atrayendo tráfico social. Las redes sociales que mejor funcionan en el ámbito empresarial son Facebook, Twitter, Google Plus, Pinterest y Linkedin. Recuerda que si tu web está hecha en WordPress, debería incluir un plugin con botones sociales para facilitar la usabilidad.

Si queréis leer mis consejos sobre cómo triunfar en Twitter (con infografía incluida), os invito a hacer clic aquí.

4-Networking

Estrechamente relacionado con el punto anterior es el networking. Un Community Manager crea redes de contactos con otras empresas del sector y con su círculo de clientes. Así se consigue que haya feedback. Y es que no debemos olvidar que las redes sociales son también un canal de venta y de atención al cliente.

Si llegas a mucha gente estarás en el foco social y con el tiempo quizá te conviertas en un líder de opinión o influencer.

5-Imagen de marca (branding)

Tener un blog y desarrollar una buena estrategia de Social Media Marketing crea imagen de marca, porque una empresa que genera sus propios contenidos y que está presente en todas partes es una empresa que cualquiera querrá conocer.

6-Gestión de la reputación online

El Community Manager no sólo se encarga de difundir y dar largo alcance a los mensajes de la empresa, sino que también cuida de su reputación online. Porque si te mueves en Internet, será inevitable que te dejen reseñas y comentarios (en Google Maps, en Yelp o en TripAdvisor, por ejemplo), y algunos pueden ser negativos. Mediante el uso de herramientas de Marketing Social se ocupará de detectar posibles críticas adversas y de limpiar la imagen de la marca cuando se haya visto dañada.

7-Curación de contenidos

Gestionar un blog y unas redes sociales no implica sólo publicar lo que escribes, sino leer y asimilar lo que otros escriben sobre temas compartidos. Parte del trabajo del Community Manager es aprender y formarse y reelaborar lo que lee en un proceso de mutuo enriquecimiento (feedback).

8-Influencers y análisis de la competencia

Analizar a la competencia es fundamental en cualquier profesión, y la de Community Manager no es una excepción. Él estudiará a los competidores y tomará nota cuando haya algo que aprender de ellos, lo mismo que un consultor SEO. Asimismo, buscará a los principales influencers en su área y tratará de incluirlos en su estrategia de networking.

Infografía, tareas de un Community Manager


  • 0
Cómo robar enlaces a la competencia

Cómo robar enlaces a tu competencia

Vamos a empezar el 2017 con uno de esos temas cañeros que no dejan a nadie indiferente. Una parte fundamental de cualquier estrategia SEO es espiar a tu competencia. Puede que esto suene mal, a poco ético, pero es así, y todas las empresas potentes lo hacen. Para conocer nuestro mercado y mejorar nuestros servicios y prestaciones debemos averiguar qué cosas están haciendo bien nuestros principales competidores y en qué flaquean (el típico cuadro DAFO). ¿Recordáis a Michael Douglas en ‘Wall Street’? No es casualidad que muchos hombres de negocios lean manuales como ‘El arte de la guerra’ de Sun Tzu, ‘El Príncipe’ de Maquiavelo o el ‘Oráculo manual y arte de prudencia’ de Baltasar Gracián. Entre el mundo de los negocios y el de la guerra se pueden establecer muchas similitudes y analogías, y estudiar y analizar a tus adversarios es algo básico para desarrollar una estrategia exitosa.

Si observamos y entendemos las razones por las que tienen más visibilidad orgánica y nos aventajan en las SERPs, deberemos imitarles e ir un paso más allá (para lo que tendremos que hacer una auditoría SEO y usar herramientas como éstas), y si vemos alguna debilidad en ellos, tenemos que ser raudos y sigilosos y sacar provecho. Y en eso me voy a centrar en este post, en cómo robar enlaces a tu competencia sin que se den cuenta y así beneficiarnos de su posicionamiento.

Probablemente haya muchas formas de hacerlo, pero a mí se me ocurren tres que suelen dar muy buenos resultados:

1-Aprovecharnos de sus enlaces rotos o perdidos

Con esta sencilla técnica le robaremos posicionamiento web aprovechándonos de sus vínculos rotos. Para ello necesitaremos usar Ahrefs, la mejor herramienta SEO para auditar backlinks. Nos puede servir con tener una cuenta gratuita, aunque en este caso los resultados serán limitados.

Enlaces rotos

Es bastante usual que muchas websites, incluso las relacionadas con el mundo del SEO y del Marketing digital, no chequeen periódicamente sus enlaces con herramientas como Screaming Frog para detectar errores, así que no es tan difícil encontrarlos.

Lo único que tenemos que hacer es explorar un dominio con Ahrefs y fijarnos en sus backlinks rotos y perdidos (lost/broken). Si aparece alguno y tiene buenas métricas (Domain Rating y URL Rating), clicaremos en el enlace e iremos a la página web en cuestión. El siguiente paso, si de verdad estamos interesados en agenciarnos ese backlink, será ponernos en contacto con el webmaster y sugerirle una sustitución entre la web competidora y la nuestra, siendo ambas de la misma temática. Si acepta, te habrás ganado un backlink a costa de tu competencia. “Bam! In your face!”.

In your face

2-Conseguir que nos enlacen sin saberlo

Esta técnica también es muy fácil y efectiva. En esta ocasión necesitaremos otra herramienta, Xenu’s Link Sleuth, que además es gratuita y la puedes descargar directamente desde ese enlace que te he puesto.

Xenu es una herramienta muy utilizada para scrapear webs. Se suele emplear para buscar dominios expirados con buenas métricas y un buen perfil de enlaces, comprarlos y luego redireccionarlos (redireccionamiento 301, permanente) a nuestra Money Site o a nuestro PBN (Private Blog Network), lo que, bien hecho, mejora sustancialmente el posicionamiento web SEO.

En el caso que nos concierne, sin embargo, le daremos un uso un poco diferente. Haremos click en Check URL/Check external links y buscaremos errores con el Status “No such host”. Si aparece alguno, es probable que se trate de una página web de algún cliente dentro de su Portafolio que ya no existe. Si tenemos suerte y ese dominio caducado tiene unas métricas aceptables (hay que comprobar siempre que no tenga algún tipo de penalización; aquí tienes más información sobre cómo analizar un dominio expirado), podemos comprarlo y hacer un redireccionamiento a nuestra web, de modo que nuestra competencia nos estará linkando sin saberlo.

Robar enlaces a la competencia

3-Dejar comentarios en su blog con nuestro link

Esta técnica es mucho más difícil de lograr, más que nada porque aquí no podemos pasar desapercibidos y lo normal es que nos detecten y eliminen nuestro enlace en el acto. Lo bueno es que no se pierde nada por intentarlo, y hacerlo no tiene ningún misterio.

Si nuestros competidores tienen un blog y permiten comentarios con enlace a tu sitio web, puedes intentar colárselo, aunque, como he advertido, tienen que ser muy descuidados para dejarlo pasar. Con toda seguridad el enlace será nofollow, pero, así y todo, nos beneficiará recibir un backlink de una web competidora.

Y a vosotros, ¿se os ocurre algún truco más para robarle enlaces a la competencia?


BUSCAR

Suscríbete al Blog

Introduce tu email para estar al tanto de las novedades.

ABRELINK EN TWITTER